NUESTRA HISTORIA

HACIA LA EXCELENCIA EDUCATIVA DESDE UN APRENDIZAJE CORPORATIVO Y SOLIDARIO

NUESTRA HISTORIA

Nuestra historia

Esta obra nació como orfanato en 1935, en el ángulo nordeste de la plaza principal de Duitama con 15 niñas, como Acción caritativa  del Colegio”La  Presentación” que venía funcionando  en la ciudad, desde  1925 .Como tal , duró hasta 1955. A estas  niñas  se les enseñaba modistería, sastrería, bordado, lavado, planchado de     ropa y elaboración de colchones,sin descuidar el catecismo y las áreas básicas.

Las necesidades cambiaron.; la casa donde funcionaba era pequeña; entonces fue vendida  para comprar el terreno donde actualmente funciona el Colegio “La Presentación” en el  actual barrio Libertadores. En 1965 empezó la construcción de esta casa que recibió  el nombre de “ Taller de la Asunción”, para un internado de jóvenes campesinas, entre los 14 y 20 años que venían de Duitama y de los pueblos vecinos; normalmente  permanecían cuatro años: cuarto y quinto de primaria, y primero y segundo  de taller . En los mejores años contó con 150  internas.

 

En 1984 fue necesaria una reorganización  como Institución Educativa:

El Objetivo del Colegio es: “ Educar en valores humanos y cristianos proyectándolos a la realidad para transformarla”.
El 21 de Julio de 1997 con la presencia de Hna. Carmenza Avellaneda, superiora Provincial de  las Hermanas de la Presentación en Bogotá ; dos consejeras  y un buen grupo de religiosas, padres de familia, profesores y estudiantes de preescolar, se llevó a cabo la bendición del Preescolar. Desde ese día los niños gozan de instalaciones propias. El Colegio ha seguido atendiendo a la niñez y a la juventud con el Carisma de Marie Poussepin, que lleva a asumir la educación no como una simple tarea sino como una misión que es “ Anuncio de la Palabra a través del servicio de caridad”.

 

MARIE POUSSEPIN “Siembra en los corazones, aún tiernos, la semilla de la piedad”.

Marie Poussepin

 

Marie Poussepin, nace el 14 de octubre de 1653 en dourdan, población prospera, cercana a paris, perteneciente a la diocesis de chartres. Los padres de Marie, Claude Poussepin y Julienne Fourrier, forman un hogar con solidas convicciones cristianas que transmiten a sus hijos. Marie es la mayor de siete hermanos, todos murieron muy jovenes, exceptuando el más pequeño, Claude.

 

La familia Poussepin se dedica, al igual que otras de su misma ciudad, a la fabricación artesanal de medias de seda. La industria familiar es floreciente y cuenta con la colaboracion de numerosos aprendices jovenes que se forman en el oficio.

 

 

 

 

 

 

 

 

En 1684, Marie Poussepin lleva la total responsabilidad de este taller, después de la muerte de sus padres. Francia vive en este momento profundas transformaciones sociales y economicas. Como mujer de empresa se adapta bien a estos cambios y sin temor introduce en su fábrica maquinaria nueva, importada de inglaterra y abandona la seda para

tejer con lana. De este modo Marie se convierte en pionera de una industria nueva. Poco a poco Marie deja la dirección del negocio en manos de su hermano. Será en 1691 cuando Marie Poussepin se desprende de toda responsabilidad empresarial. Desde muy joven, cuando aún vivía su madre, Marie era miembro activo de la

cofradía de la caridad establecida en su parroquia. Ahora, liberada de las obligaciones comerciales, se puede dedicar más intensamente a las obras de caridad.

 

 

“Ten mucha ternura y vigilancia con la juventud que educas”

 

A principios de 1696, Marie Poussepin deja la ciudad industrial de Dourdan y se instala en Sainville, un pueblecito muy pobre y necesitado. Desea dedicar toda su atencion a los más desfavorecidos, especialmente los niños y los enfermos.

Pronto se le unen un reducido numero de jovenes, carentes de medios de subsistencia, a las que ayuda enseñándoles a vivir cristianamente y a hacer de su vida un servicio para los demás. Nace asi­ la primera comunidad de hermanas dominicas, dedicadas al servicio de la caridad. Toman como ejemplo la Virgen Marí­a en su presentacion.

“Conserva la presencia de Dios en todas tus acciones”

A partir del mismo año 1696, Marie Poussepin inicia las gestiones legales necesarias para lograr la aprobación oficial de la congregación. Los trámites son largos y laboriosos, y no se obtiene hasta 1724. Las constituciones de la congregación, que ya ha comenzado su expansión por distintas diócesis de Francia, son autorizadas en 1738 por el obispo de Chartres. Este hecho significa el reconocimiento por parte de la Iglesia.

 

En su último testamento, Marie Poussepin, recomienda a las hermanas tener un vivo celo por la instrucción de la juventud, el cuidado de los pobres enfermos, el espi­ritu de pobreza y el amor al trabajo. En la profundidad de su fe, Marie Poussepin comprende que se acerca a la plenitud, 90 años después de haber iniciado su vida, despojada, libre y serena, se entrega a la oracion y al silencio. El señor viene a buscarla el 24 de enero de l744.

 

PRINCIPIOS Y VALORES

El Colegio LA PRESENTACIÓN es una Institución Educativa que ofrece los niveles: preescolar, Básica y Media Académica, aprobada mediante Resolución No. 1422 del 22 de diciembre de 2011 de la Secretaria de Educación Duitama-Boyacá; es de género mixto, de carácter privado, confesional católico, fundado y dirigido por las HERMANAS DE LA CARIDAD DOMINICAS DE LA PRESENTACIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN y se rige por los siguientes principios y valores:

1. La normatividad, dispuesta en la Constitución Política de Colombia, la Ley General de Educación y sus disposiciones reglamentarias y Ley 1620 de 2013 y su Decreto reglamentario.

2. La fe cristiana.

3. La enseñanza de la Iglesia Católica

4. Las disposiciones de la Comunidad Religiosa de las Hermanas de la Caridad Dominicas de la Presentación.

5. La filosofía educativa de Marie Poussepin

FILOSOFÍA INSTITUCIONAL
Nuestra filosofía se centra en la persona, como razón de ser de la educación, puesto que se orienta hacia la realización humana e integral, teniendo en cuenta actitudes de piedad, sencillez, trabajo y sus principios fundamentales:
  • SINGULARIDAD: Desde aquí, la persona descubre sus propias posibilidades, capacidades y limitaciones, se conoce cada vez más y así desarrolla toda la creatividad que posee, en forma personal y original que responda al bien común y a la filosofía institucional.
  • AUTONOMÍA: Para que niños, niñas, jóvenes y adultos se sientan dueños de sí mismos, transformando positivamente su vida y se constituyan en sujetos de transformación social, desde la libertad y la responsabilidad, en la búsqueda de mayor disciplina y control de sí mismo. La autonomía es pues, la capacidad que tiene la persona de desarrollar sus procesos formativos.
  • APERTURA: La persona amplía su horizonte, saliéndose de su individualidad y de su estrechez para compartir con los demás, en una conciencia comunitaria para que comprenda que las potencialidades de su ser no podrán desarrollarse sino en relación con los otros. Esta apertura que lo lleva a Interrelacionarse con otras personas evitando exclusivismo, se fundamenta en lo más profundo del ser humano, es decir en la capacidad de comunión con otros seres, desde la perspectiva de la fraternidad.
  • TRASCENDENCIA: Es la dimensión que lleva al ser humano a aspirar siempre al crecimiento, a la perfección, a la búsqueda y asimilación de valores, hasta acercarse al Absoluto trascendente que es Dios, para que de esta manera asuma como propias las virtudes de la fe, la esperanza y la caridad

La Bandera

El Himno

  1. Pista 2


El Escudo